Carta del arzobispo

Somos una gran familia contigo

† Juan José Omella Omella

Queridos hermanos y hermanas:

Los seres humanos somos eminentemente sociales. ¿Qué significa esta dimensión social? Quiere decir que tenemos conciencia de quienes somos; que podemos y que tenemos necesidad de comunicarnos con los demás; que podemos y que tenemos necesidad de hacer planes y proyectos en nuestra vida; que necesita- mos tener y cultivar los amigos; que no podemos vivir sin una familia, verdadera escuela de amor, de amistad y de valores; somos conscientes de que nuestra vida es finita y que un día tenemos que morir y separar- nos de los seres queridos.

Versió en català

2 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valorado 40%

Queridos hermanos y hermanas:

Los seres humanos somos eminentemente sociales. ¿Qué significa esta dimensión social? Quiere decir que tenemos conciencia de quienes somos; que podemos y que tenemos necesidad de comunicarnos con los demás; que podemos y que tenemos necesidad de hacer planes y proyectos en nuestra vida; que necesita- mos tener y cultivar los amigos; que no podemos vivir sin una familia, verdadera escuela de amor, de amistad y de valores; somos conscientes de que nuestra vida es finita y que un día tenemos que morir y separar- nos de los seres queridos.

Hay muchos niveles en que desarrollamos la dimensión social. Se suele hacer una distinción, que ya es clásica, entre sociedad y comunidad, entre relaciones sociales y comunitarias. Las primeras, las sociales, implican unas relaciones más lejanas, menos íntimas, más formales. Este es el caso de los ámbitos político, del trabajo, de las sociedades culturales, deportivas... En cambio, las relaciones comunitarias implican unas relaciones más cercanas, constituyen el núcleo duro de la dimensión social y tocan más profundamente las relaciones interpersonales; es el caso de la familia, las amistades, los grupos sociales más cercanos y entrañables, y también de la vida eclesial.

Es evidente que la fe, en este caso la cristiana, es una opción personal y libre, es un don de Dios que debe ser aceptado de manera íntima por cada persona. La fe es razonable, es decir, tenemos razones para creer; pero en último término es siempre un acto libre y personal de seguimiento de Jesucristo, el Hijo de Dios. Ahora bien, la fe no es solo un acto íntimo y personal, es también un acto comunitario, porque es la fe que nos llega por la Iglesia, que se vive en su seno y que crece cuando se comparte.

La palabra griega ekklesia (iglesia) significa congregación, comunidad, vida en común. Se trata de vivir en Iglesia, en comunidad, con unas relaciones estrechas y cordiales, como nos transmite el libro de los Hechos de los Apóstoles. La tradición católica pone un acento especial en la vida comunitaria, en hacer camino juntos siguiendo a Jesucristo. En la Iglesia se arropa, se acompaña, se avanza juntos.

B«Somos una gran familia contigo» es nuestro lema para la Jornada de “Germanor”, Día de la Iglesia Diocesana. Este lema nos recuerda que la Iglesia es una familia, en la que todo tiende a ser cercano, amable, desinteresado, compartido. En que los que más tienen se hacen solidarios con los que no tienen lo necesario. Por ello, la Iglesia dedica un día a hacer una colecta extraordinaria para cada una de las iglesias locales diocesanas.

Construir la fraternidad es una invitación que hemos recibido del Señor. La Iglesia quiere trabajar para hacer familia, para promover la cohesión y la concordia en la sociedad en que vive. Contamos con vosotros, queridos hermanos y hermanas, seguidores de Jesucristo y personas de buena voluntad, que sabéis que la Iglesia, con todas sus limitaciones y equivocaciones, quiere poner su granito de arena para construir un mundo en paz y en libertad. No dejéis de colaborar con vuestra aportación económica, pero sobre todo con vuestra oración y compromiso personal.

Muchas gracias a todos por vuestra generosidad.