Una educación de calidad. Inclusiva, profesional y humanizadora

El colegio diocesano Santa María La Nueva y San José Artesano de Burgos cumple su 50 aniversario al servicio de una educación de calidad que aúna la fe con un compromiso de transformación del hombre y la sociedad siguiendo la pedagogía del padre Poveda.

COMPARTE
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1

«Tenemos mucha fe, mucha esperanza y no dejamos de soñar hasta realizar algunos sueños fiados en la Providencia». Es una de las frases de san Pedro Poveda que repite a la perfección María del Mar Rubio, miembro de la Institución Teresiana que fundó el sacerdote jienense, y que se hace realidad en el colegio que dirige desde hace tres años, donde los retos y el anhelo por el crecimiento humano e intelectual de sus alumnos son una constante. Ubicado en el popular barrio de Gamonal, el colegio diocesano Santa María La Nueva y San José Artesano cumple este año su cincuenta aniversario, siendo el centro de estudios más grande de la provincia burgalesa.

Fue a principios de los años 60 cuando el entonces arzobispo de Burgos, Segundo García de Sierra y Méndez, encargó a Cáritas la puesta en marcha de un gran proyecto educativo en una época en la que el éxodo rural atraía a la ciudad numerosos jóvenes que necesitaban una formación académica para acceder al mundo laboral. Cáritas fundó así un centro femenino llamado en su origen Santa María La Mayor, y más tarde Santa María La Nueva,  encomendando la dirección pedagógica a la Institución Teresiana. Albergaba guardería, escuela primaria, la Sección Filial del instituto público de la ciudad, bachillerato nocturno y escuelas profesionales femeninas. Junto al edificio, se construyó otra Sección Filial destinada a la formación masculina, encargando su cuidado a los padres Marianistas. El centro, que más tarde pasó a depender directamente del arzobispado con el nombre de San José Artesano,
desarrolló diversas ramas de formación profesional, además de la educación básica. Hace cuatro años, estos dos complejos se fusionaron en el actual Santa María La Nueva y San José Artesano, un colegio diocesano concertado y
bilingüe que cuenta con 1.700 alumnos, más de 1.250 familias y 145 profesionales. El centro se ha convertido en uno de los referentes educativos de la ciudad, abarcando todos los niveles de enseñanza: Educación Infantil, Primaria, Secundaria, Bachillerato, Formación Profesional Básica, Ciclos Formativos de Grado Medio y Ciclos Formativos de Grado Superior.

Para María del Mar Rubio, el centro educativo que dirige se distingue, gracias al equipo de educadores, por «su carácter inclusivo, donde está garantizada la aceptación y el respeto a las diferencias individuales; su orientación al mundo laboral, su compromiso con la sociedad y su carácter innovador». Junto a estos valores, desea que en un futuro no muy lejano la sociedad burgalesa reconozca al centro «por su capacidad de unir la fe con un compromiso de transformación humana y social». Y es que si algo distingue a este colegio es su intento de «desarrollar una educación humanizadora e integral de los alumnos, basada en los valores del Evangelio y de acuerdo con la pedagogía de Pedro Poveda, en la que es fundamental el valor de la persona».

Contacta con tu Diócesis
Suscríbete y descubre la labor de la iglesia
Entrada no válida
Entrada no válida
Entrada no válida