Somos una gran familia contigo
† Ricardo Blázquez Pérez

Lo más significativo en esta Jornada es profundizar en el sentido de pertenencia, de participación y de colaboración en la Iglesia, particularmente a través de la parroquia.

El lema elegido para el Día de la Iglesia Diocesana de 2016 es elocuente: «Somos una gran familia contigo». Lo más significativo en esta Jornada es profundizar en el sentido de pertenencia, de participación y de colaboración en la Iglesia, particularmente a través de la parroquia.

Tan importante es quien sostiene la Iglesia con su oración y su interés por la marcha de la parroquia como aquel que colabora económicamente o está implicado en la actividad diaria de la misma. A pesar de todas las limitaciones que sufren nuestras comunidades, la fe no puede vivirse aisladamente.

El Día de la Iglesia Diocesana de 2016 coincide con la clausura del Año Santo de la Misericordia. La celebración jubilar nos ha ayudado a constatar que nuestra sociedad necesita misericordia, y la Iglesia es el ámbito en que los eles pueden vivir esta misericordia, para dar testimonio de ella en los diversos ambientes sociales, a través de las obras de misericordia.

Por supuesto, para que una parroquia funcione hace falta luz, agua, calefacción, teléfono, limpieza... Y para que siga funcionando cada uno de nosotros podemos ayudar económicamente. Con mucho o con poco. Cada mes, cada trimestre... según nuestras posibilidades.

El Día de la Iglesia Diocesana no es cuestión de números, es cuestión de responsabilidad, de gratitud y de libertad. Tres palabras que definen lo que somos en la parroquia, también tú: una gran familia contigo.

Una última exhortación, que quiere alentar la vida de nuestras comunidades parroquiales con las palabras del papa Francisco: “Sigamos caminando. Lo que se nos promete es siempre más. No desesperemos por nuestros límites, pero tampoco renunciemos a buscar la plenitud de amor y de comunión que se nos ha prometido”.

Os agradezco vuestra participación en la vida y actividades de la Iglesia. Continuemos colaborando todos en las necesidades de la Iglesia diocesana.

Artículos Destacados