Somos lo que tú nos ayudas a ser.

† Ángel Fernández Collado

Queridos hermanos y amigos: el domingo 8 de noviembre celebramos el Día de la Iglesia Diocesana. Este año tan complicado, como todos estamos viviendo, tiene especial importancia para nosotros la celebración del Día de la Iglesia Diocesana que, evidentemente, no podemos reducir a un día porque se trata más de una forma de vivir nuestro pertenecer a la Iglesia que la celebración de una jornada.

Deseo que hagamos especial hincapié en cuatro aspectos que concretan nuestra participación y colaboración apoyados en un sentido de pertenencia a la Iglesia, como miembros de la familia de los hijos de Dios. Compartir nuestro tiempo y nuestras cualidades, rezar unos por otros como miembros de la comunidad cristiana, y por los que no pertenecen a ella, y nuestro apoyo económico. Son cuatro importantes pilares en los que apoyarnos para el sostenimiento de la Iglesia que no se reduce solo al aspecto económico, sino que lo trasciende con mucho.

Seguimos afianzados en un mensaje integrador: somos una familia, la de los hijos de Dios, que está abierta a todos. Por eso, Somos lo que tú nos ayudas a ser. Somos una gran familia contigo. Con tu tiempo, tus cualidades, tu apoyo económico y tu oración #SomosIglesia24Siete. 

La diócesis de Albacete cuenta con 195 parroquias, en las que trabajan unos 2.500 catequistas, con más o menos 3.000 voluntarios y donde el año pasado se atendieron a unas 20.750 personas desde Cáritas. Se sustenta bajo la actividad pastoral de 160 sacerdotes (activos, jubilados y religiosos); 15 diáconos permanentes; 4 seminaristas formándose en el seminario de la diócesis de Orihuela-Alicante; con 240 religiosas; y 40 misioneros (sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos). 

Participemos de corazón en la vida de esta «gran familia» que es nuestra Iglesia diocesana, que son nuestras parroquias, monasterios y conventos; atendamos a sus necesidades, no abandonemos a ningún hermano. Así defenderemos nuestra fe y nuestra esperanza para el mundo, y seremos como una luz que impide ver en él solo un lugar de luchas, de egoísmos y de corrupción. Las riquezas de la bondad y de la misericordia de Dios están a nuestra disposición –en especial en los sacramentos–, su enseñanza y sus consejos para la vida están muy cerca, en su Palabra que debemos escuchar y empaparnos de ella en el día del Señor, el domingo. 

Os pido que seáis generosos y colaboréis económicamente para sostener las necesidades de la Iglesia diocesana, ya que las colectas se destinan, entre otras cosas, a realizar diferentes acciones pastorales y asistenciales en las parroquias, a la conservación de los edificios y a ayudar a sufragar los gastos del seminario. Los donativos pueden realizarse de tres maneras: en colectas de las diferentes celebraciones litúrgicas, domiciliando un pago o bien realizando un ingreso online en donoamiiglesia.es, un portal web desarrollado por la

Conferencia Episcopal Española, que permite, con un sencillo procedimiento, hacer llegar los donativos a cada una de las parroquias o a la diócesis. 

Cuidemos, pues, este ser «familia» de nuestra Iglesia diocesana en Albacete, aportando ante todo esa gran riqueza que es nuestra persona, nuestro corazón y nuestras manos. Y estemos siempre seguros de que el Padre, que es bueno, sabrá colmar de bienes a sus hijos. 

Que santa María, la Virgen de Los Llanos, nos haga sentir a todos siempre su amor maternal y sus cuidados; que guarde en nosotros y haga crecer el afecto verdadero por nuestra «familia eclesial», por nuestra parroquia y nuestra Iglesia en Albacete.

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1

Artículos Destacados