Somos una gran familia contigo

† Carlos Manuel Escribano Subías

La Iglesia es el gran proyecto de Dios, por el que quiere hacer de todos nosotros una gran familia de hijos, en la que cada uno se sienta cerca y amado por Él” (cf. Catequesis del Papa Francisco, 29 de mayo, 2013). Es Dios mismo el que nos pone en relación a los unos con los otros y nos invita a considerar a la Iglesia como el espacio y el clima familiar en el que compartimos su vida y su proyecto de ser en el mundo simiente de su Reino. Es en esa familia en la que Dios nos da su savia vital, que es su mismo amor, esa que nos impulsa a amarlo a Él y a amar a los demás.

La Iglesia es el gran proyecto de Dios, por el que quiere hacer de todos nosotros una gran familia de hijos, en la que cada uno se sienta cerca y amado por Él” (cf. Catequesis del Papa Francisco, 29 de mayo, 2013). Es Dios mismo el que nos pone en relación a los unos con los otros y nos invita a considerar a la Iglesia como el espacio y el clima familiar en el que compartimos su vida y su proyecto de ser en el mundo simiente de su Reino. Es en esa familia en la que Dios nos da su savia vital, que es su mismo amor, esa que nos impulsa a amarlo a Él y a amar a los demás.

Cuando nos sentimos de veras miembros de una familia, y nosotros lo somos de esta, estamos orgullosos de su historia, de sus logros, de sus alegrías y sufrimientos; ensalzamos sus virtudes y reconociendo sus fallos los corregimos. Al sabernos miembros de esta misma familia nos ayudamos como hermanos para que sea grande y siga hacia adelante viva y fecunda. En este día de la Iglesia diocesana sintonizamos y nos identificamos con ella. Rezamos unos por otros, nos queremos como hermanos y colaboramos en todo lo que está en nuestra mano. Por tanto, la familia que somos en nuestra Diócesis de Calahorra y La Calzada – Logroño, la descubrimos como un don de Dios, como un gran regalo que nos hace desde su paternal afecto. Por eso conviene que nos preguntemos: ¿Qué hago para que de verdad la Iglesia sea mi familia? La respuesta no puede ser otra que

ponerme a su disposición para que cuente conmigo. Sólo con mi sentido de pertenencia, la Iglesia crece y se fortalece como la familia de los hijos de Dios.

El lema de este año del día de la Iglesia diocesana nos vuelve a recordar que somos una gran familia, CONTIGO. Sí, con tu interés y con tu compromiso. Para construir nuestra Iglesia diocesana necesitamos de tu disponibilidad para que entre todos podamos ir dando rostro familiar, misericordioso y misionero a nuestra Iglesia diocesana. Ninguno de nosotros ha de quedarse fuera de una Iglesia diocesana que quiere evangelizar, que quiere caminar con el sueño misionero de llegar a todos, como nos recuerda nuestro Plan Pastoral diocesano para este año, en el arranque de la misión diocesana que queremos desarrollar en nuestra tierra de La Rioja en los próximos años.

El CONTIGO ha de sonarnos a todos como una llamada a la responsabilidad y como una invitación a no sentirnos jamás excluidos de las responsabilidades de nuestra familia diocesana. Por supuesto, tampoco de las necesidades que, como toda familia, tenemos para andar el camino que juntos hacemos. Por eso, con motivo de esta jornada, os presentamos la memoria de nuestras actividades y ponemos a vuestra disposición el estado de cuentas de la diócesis. No olvidéis nunca que vuestra ayuda económica es misionera, del mismo modo que lo es vuestra participación activa en la vida de la Iglesia, en cada una de vuestras parroquias. Por eso os recomiendo que, al echarle una ojeada a estas páginas, no dejéis de veros en los números que encontraréis en el folleto informativo que se os va a dar. Esas cuentas, que son las

de nuestra Iglesia familia, las de nuestra Diócesis de Calahorra y La Calzada – Logroño, significan que todo lo que hacemos lo sostenemos entre todos; significa que nuestra colaboración pasa también por la ayuda económica. En realidad esos números son los que nosotros sumamos con nuestra cooperación generosa en favor de la vida de la Iglesia diocesana.

Por eso os agradezco sinceramente a todos los que colaboráis en el sostenimiento de la Iglesia: a los que suscribís una cuota fija, a los que marcáis la casilla a favor de la Iglesia en vuestra declaración de la renta, a los que aumentáis vuestros donativos en las colectas que se hacen en el templo... Gracias por vuestra participación en la vida de vuestras parroquias, en la vida de nuestra querida diócesis. Gracias por apoyar a esta gran familia, que es la tuya.

 

Artículos Destacados