Somos una gran familia contigo

† Francisco Cases Andreu

Somos una gran familia. Somos un “nosotros” que ha nacido del corazón de Padre Dios; que ha convocado, conformado y enviado Jesús, el Hijo de Dios; y que anima y mantiene en la unidad y en la misión la fuerza del Espíritu Santo.

Este curso todo parece coincidir: el Plan de Pastoral, con el Objetivo Diocesano para estos meses, nos anima a contemplarnos y revisarnos como Iglesia, porque Jesús y su Evangelio nos reúnen. El Evangelio que usaremos este próximo Año Litúrgico, que coincide con el curso pastoral, será el de San Mateo, que es el Evangelio más eclesial. Y la campaña de la Jornada de la Iglesia Diocesana que celebraremos el próximo 13 de Noviembre trae como lema Somos una gran Familia, CONTIGO. En los tratados y en las clases de teología se nos dicen cosas hermosísimas sobre la Iglesia, sobre su origen, su configuración y su misión. Pero todas se pueden resumir en esa frase: Somos una gran familia. Somos un “nosotros” que ha nacido del corazón de Padre Dios; que ha convocado, conformado y enviado Jesús, el Hijo de Dios; y que anima y mantiene en la unidad y en la misión la fuerza del Espíritu Santo. El ‘Nosotros’ del Dios trinitario es la fuente y tiene su expresión en este mundo en el ‘nosotros’ que formamos en la Iglesia.

En este ‘nosotros’ nadie está de más, y todos están invitados a entrar por la puerta de la Misericordia. Nos sentimos en casa cuando atravesamos sus umbrales. Trabajamos para hacer acogedores sus estructuras y el clima que se vive en su interior. Aceptamos las diferencias llamándonos hermanos, y aprendemos a decir solo ‘nosotros’ y ‘nuestro’ en el día a día. Lo olvidamos y olvidamos a los hermanos una y otra vez, pero una y otra vez empezamos de nuevo para que otros ojos y otros brazos, otros ‘otros’ y otros pasos puedan caminar del brazo en el ‘nosotros’ que hicimos.

Todo esto es posible si cada uno siente la fuerza de ese ‘nosotros’ como un precioso don, y al mismo tiempo como una hermosa tarea a construir cada día con la participación de todos. Aquí entras tú: CONTIGO somos una gran familia. Con la presencia, la participación personal y también económica de cada uno, según sus posibilidades, hacemos ese ‘nosotros’, hacemos esa familia. ¡GRACIAS a TI, a TODOS!

Artículos Destacados