Somos una gran familia, contigo.

† Julián Ruiz Martorell

Cada año se publica la Memoria anual de actividades de la Iglesia católica en España. En ella se recogen significativos datos sobre la actividad celebrativa, pastoral, evangelizadora, educativa, cultural, caritativa y asistencial.

En junio de este año se publicó un folleto informativo titulado La Iglesia Católica en España, del cual destacamos unas elocuentes frases: 

1. “Vivimos tiempos difíciles, llenos de preguntas y de inquietudes. Sobre el presente y sobre el futuro. Sentimos las ausencias y las distancias. Nos ha marcado la soledad. Pero no estamos solos. Justo a tu lado, si levantas la mirada, encuentras una Iglesia que te espera. Una Iglesia que camina a tu lado, que te sostiene y te acompaña. Una Iglesia que forma un Pueblo de Dios en salida, que anuncia una esperanza, que ilumina el presente y el futuro: lo mejor está por venir, es el Señor” (p. 3). 

2. “Toda esta actividad de la Iglesia se realiza con las aportaciones de millones de personas que comparten la misma fe o que sencillamente confían en las actividades y proyectos que ella realiza” (p. 27).

3. “La mayor parte se recibe a través de colectas, suscripciones y donativos directamente entregados a las parroquias y a otras instituciones eclesiales. Otra parte se recibe indirectamente de los contribuyentes a través de la asignación tributaria” (p. 27). 

4. “La misión de la Iglesia es evangelizar, pero para llevar adelante toda esta tarea evangelizadora son necesarios recursos económicos. Las diferentes acciones pastorales, formativas, asistenciales y misioneras que lleva a cabo la Iglesia requieren de personal y estructuras” (p. 28).

5. “Obras educativas, caritativas, compromisos sociales y culturales son iniciativas que la Iglesia sostiene y no pueden descuidarse. Las obras y las actividades son constantes y las ayudas son necesarias durante todo el año” (p. 28). 

6. “La Iglesia utiliza los recursos de los que dispone siguiendo los principios evangélicos de solidaridad y comunicación de bienes. Y es con la entrega de muchas personas como realiza su labor. La vida y la obra de la Iglesia son posibles gracias a la contribución generosa de los fieles y de quienes desinteresadamente la apoyan” (p. 28).

Junto con la información transparente, va creciendo el sentido de responsabilidad en la vida y en la misión de la Iglesia diocesana. Todas las aportaciones son necesarias. Todos los apoyos son valorados y agradecidos. Todas las iniciativas en favor del sostenimiento de la Iglesia son imprescindibles. 

Muchas gracias por la generosidad y la colaboración.

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1

Artículos Destacados