Somos una gran familia contigo

† Salvador Giménez Valls

Un año más afrontamos responsable y alegremente la Diada de Germanor. Nos disponemos todos los cristianos a orar intensamente por nuestra Iglesia particular, participar activamente en las tareas parroquiales, y colaborar con entusiasmo en la atención de las necesidades de la Iglesia sufragando sus actividades pastorales.

Versió en català

Un año más afrontamos responsable y alegremente la Diada de Germanor. Nos disponemos todos los cristianos a orar intensamente por nuestra Iglesia particular, participar activamente en las tareas parroquiales, y colaborar con entusiasmo en la atención de las necesidades de la Iglesia sufragando sus actividades pastorales.

Desde una opción personal y libre os pido que os sintáis fuertemente vinculados a la Iglesia universal. Que vuestra pertenencia a la misma os dé cada día mayor felicidad por vuestra entrega y servicio a la Iglesia particular de Lleida. Es la diócesis en la que habéis nacido a la fe, escucháis la Palabra de Dios y celebráis los sacramentos; aprendéis a vivir como hermanos compartiendo lo vuestro con todos los demás. Lo más parecido a esta situación es la vivencia de nuestra propia familia; allí amamos y nos dejamos querer, influimos y nos dejamos influir, comprendemos y nos comprenden, aceptamos a los otros y somos aceptados, etc. Así lo decimos en el Plan pastoral previsto para los próximos tres años.

El lema de este año: «Somos un gran familia contigo», corrobora la realidad que desearíamos vivir en nuestra diócesis. Porque afirmamos que somos una familia, y que no podremos hacer nada sin tu concurso y colaboración. Nadie puede sentirse excluido: nos necesitamos todos para construir la gran familia de Jesucristo, acogedora y dispuesta siempre a ayudar a los demás.

Tiene el lema, además, una connotación especial para nuestras diócesis catalanas; el término Germanor caracteriza esencialmente esta jornada acentuando la relación de hermanos dentro de la familia cristiana.

Os agradezco vuestras oraciones, vuestra participación en las tareas y vuestra colaboración económica en favor de la familia diocesana.

Artículos Destacados