Somos una gran familia contigo
† José Leonardo Lemos Montanet

Cada año celebramos el Día de la Iglesia Diocesana, una oportunidad para que crezca en nosotros el conocimiento vivo y cercano de nuestra Iglesia y de pertenencia a esta gran familia que es nuestra diócesis.

Mis queridos hermanos: cada año celebramos el Día de la Iglesia Diocesana, esta jornada es una oportunidad para que crezca en nosotros el conocimiento vivo y cercano de nuestra Iglesia y de pertenencia a esta gran familia que es nuestra diócesis. En ocasiones nos encontramos con algunas personas, quizás también nosotros mismos, que llegamos a pensar que la Iglesia y, en concreto la diócesis, es una simple estructura más dentro del conjunto de otras muchas con las que nos encontramos, pero no es así. En realidad lo que de ne a la Iglesia diocesana es que constituye una gran comunión de hombres y mujeres, niños y ancianos, sanos y enfermos, que constituimos la Familia de los Hijos de Dios. Así como en la familia cada uno de sus miembros es importante y si falta uno de ellos esta no estaría al completo, lo mismo sucede con la Iglesia diocesana si no cuenta contigo.

“Contigo”: esta es la palabra clave que desearía subrayar en este día. Si tú no te sientes Iglesia y no la percibes como algo propio, algo no funciona bien. Incluso aquellos que habéis recibido el bau- tismo pero os habéis alejado: ¡también vosotros sois de esta gran familia! Y me atrevería a decir que los que no compartís nuestra fe, también vosotros formáis parte, misteriosamente, de la Iglesia fundada por Jesucristo.

Contamos “contigo” para llegar a más personas, para realizar más tareas pastorales, para mejorar nuestras catequesis y optimizar los servicios. Os ruego que os sintáis responsables de la Iglesia en estas queridas tierras ourensanas. El cuidado de los templos, la ayuda a los agentes de pastoral, los centros de caridad y solidaridad, las instituciones educativas, las misiones diocesanas, la construcción de nuevos centros de atención pastoral, son algunas de las muchas tareas que tenemos entre manos y contamos contigo para lograrlo.
Te invito a que celebres esta Jornada como un día de esta de la familia de esta Iglesia local, siéntete parte importante de su vida, participa y ayuda a que otros colaboren con nuestra Iglesia en Ourense, cada uno, aunque sea poco puede contribuir a la edificación del plan de Jesucristo en nuestra tierra: tu tiempo, tus cualidades, proponiendo ideas y proyectos, compartiendo tu dinero... No te olvides: contigo somos una gran familia.

Con afecto, me encomiendo a tus oraciones y te bendigo.

Artículos Destacados