Con Dios y contra nadie: la Iglesia diocesana

† Fr. Jesús Sanz Montes

Hemos vivido un tiempo insólito con ocasión de esta circunstancia que mundialmente nos ha tenido en vilo, y que todavía no despeja todas las consecuencias en la salud pública y de cada persona, en las familias, el mundo del trabajo y la economía. Todo un vendaval huracanado e imprevisto que ha puesto a prueba lo mejor de nosotros mismos, y ha podido valorar la consistencia de cuanto en la vida realmente valía la pena.

La comunidad cristiana no ha estado al margen de todo cuanto ha implicado esta pandemia, sino que ha podido expresar de muchos modos y con increíble creatividad, la cercanía hacia las personas, a todas ellas, pero especialmente las más vulnerables. Hemos podido redescubrir cuánto necesitamos de la iglesia como lugar de encuentro con Dios y con los hermanos. Nos ha dolido en el alma el “ayuno” de la eucaristía y otros sacramentos que habitualmente recibíamos y dábamos por supuesto. Las mismas relaciones humanas en el ámbito de la familia, en los círculos de amigos y hasta los mismos vecinos más próximos, de repente se hicieron huraños en su cercanía imponiéndonos una distancia extraña.

Los creyentes no hemos estado al margen, no vivimos en un búnker parapetados como si no nos pudiera afectar lo que en el fondo ha tronchado la alegría, la esperanza y hasta la misma vida de tantos hermanos. Por eso, en medio de la pandemia ha emergido un nuevo rostro cristiano, una desconocida faceta de la parroquia, un novedoso modo de estar con arrojo valiente y generosidad caritativa, en medio de esta especie de diluvio que no ceja y que pone en nuestros deseos el anhelo de ver cuanto antes la paloma que lleve en su pico el olivo de la paz.

Es así que, en la celebración del Día de la Iglesia Diocesana, este año cobre un especial interés lo que ha supuesto la circunstancia que nos asola, la que nos ha purificado, la que ha empujado para que se exprese la bondad y la belleza que, en medio de nuestro mundo plural y complejo, representa la vida cristiana. El lema tiene varias lecturas, porque las dos primeras frases son como una oración de los fieles al Señor: “somos lo que tú nos ayudas a ser. Somos una gran familia contigo”. Porque, como ya decía el salmista, “si el Señor no construye la casa, en vano se cansan los albañiles; si el Señor no guarda la ciudad, en vano vigilan los centinelas. Es inútil que madruguéis, que veléis hasta muy tarde, que comáis el pan de vuestros sudores: ¡Dios lo da a sus amigos mientras duermen!” (Sal 126). Todos nuestros afanes, proyectos, todas nuestras pretensiones y citas, han cedido ante el huracán y sus vientos.

Por eso las dos frases siguientes del lema de este año, serían la respuesta que ese Dios con el que debemos contar siempre, nos dirige a nosotros como Iglesia para contar con nosotros: “Con tu tiempo, tus cualidades, tu apoyo económico y tu oración”. Todo lo que somos y tenemos, lo que soñamos y deseamos para bien, se hace cauce y puente para arrimar nuestro hombro a lo que realmente vale la pena vivir y construir: mi tiempo abierto a la disponibilidad de los hermanos, las cualidades que se ponen al servicio de los demás, mi dinero como ayuda solidaria, mi plegaria como oración que intercede. Es una hermosa parábola de la verdadera vida cristiana: con Dios y contra nadie, construyendo juntos la Iglesia diocesana.

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1

Artículos Destacados