Llamo a vuestras puertas, a vuestro corazón.

† José Luis Retana Gozalo

El domingo 8 de noviembre celebraremos el Día de la Iglesia Diocesana y le daremos gracias a Dios por ser miembros de nuestra diócesis de Plasencia. Una diócesis es una realidad viva formada por los bautizados que con sus diversas vocaciones y ministerios dentro de la Iglesia, continúan en el tiempo lo que tuvo comienzo en Jesucristo y en los primeros discípulos cristianos, a quienes confió el Señor el mandato misionero de ir a todo el mundo anunciando la Buena Noticia. “Evangelizar constituye la dicha y la vocación propia de la Iglesia, su identidad más profunda. Ella existe para evangelizar” (Evangelii nuntiandi, nº 14).

Formamos, por tanto, una gran familia abierta a todos, que se hace presente desde la ciudad de Béjar a la de Guareña, en pequeñas y grandes comunidades, pero en todas dando gracias a Dios por los dones con que el Señor nos bendice. A través de las doscientas parroquias, de los sacerdotes, religiosos, religiosas, cristianos que en ellas viven, se hace presente el amor de Dios que nos acompaña y nos ayuda en nuestro caminar diario.

Todos juntos formamos la gran familia de los hijos de Dios que hemos sido llamados a la santidad y a comunicar por medio de la evangelización el tesoro escondido de la parábola, que es Jesucristo. Las parroquias tienen un papel de primer orden en la evangelización. Ellas son la presencia de la Iglesia sobre el terreno, entre la gente, en el tejido de la vida real de las familias y las personas. La casa donde los cristianos nos encontramos y podemos participar, edificada sobre los elementos comunes de los que todos se alimentan: anuncio de la Palabra, sacramentos, vida común y servicio a los pobres.

A través de la parroquia se hace presente la cercanía y la preocupación de la Iglesia diocesana por todas las necesidades de los fieles. Esta presencia cercana de Dios es un don y un compromiso que nos urge a los bautizados a poner nuestra capacidades al servicio de los demás, como nos lo recuerda el apóstol san Pedro; “como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios, poned al servicio de los demás el carisma que cada uno ha recibido” (lª Pe 4, 10).

Somos parte de una Iglesia que necesita tu tiempo, tus cualidades, tu apoyo económico y tu oración. Así dice el lema de este año, que hace referencia a la importancia de que todos los bautizados seamos miembros activos y comprometidos con nuestras parroquias y nuestra diócesis. Es previsible que en los meses venideros muchas personas y familias se verán afectadas por la precariedad laboral, con todo lo que eso lleva consigo. Por eso, hay que valorar muy positivamente la campaña “Corazones ejemplares” puesta en marcha en nuestra diócesis para crear una corriente de solidaridad activa a partir de la conciencia de los dones que, como personas y creyentes, hemos recibido.

Necesitamos de ti, de cada uno de vosotros, de vuestra disponibilidad y de vuestra ayuda económica, para continuar los trabajos pastorales de “la evangelización, la celebración de los sacramentos, el testimonio de la fe en la caridad, para que a todos les llegue el mensaje salvador de Jesucristo” (papa Francisco).

En este día os invito a todos a dar gracias a Dios por los dones recibidos, a rezar por nuestra diócesis de Plasencia, a colaborar económicamente, en los proyectos diocesanos y tomar parte en las tareas de la Iglesia, según las posibilidades de cada uno.

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1

Artículos Destacados