Una foto global de nuestra diócesis

† José Ignacio Munilla Aguirre

Euskarazko bertsioa

En esta ocasión nuestra diócesis de San Sebastián da un nuevo paso a la hora de informar sobre la Memoria Económica y de Actividades. El objetivo es mostrar una foto global de nuestra diócesis, para que la publicación por separado de la actividad de los diversos organismos diocesanos en distintos momentos del año no nos lleve a perder la perspectiva de conjunto.

Por poner un ejemplo, con no poca frecuencia ocurre que la opinión pública percibe equivocadamente que Cáritas es un capítulo aparte de la vida de la Iglesia. En más de una ocasión hemos escuchado en tono acusatorio el siguiente cuestionamiento: «¿Cuánto dinero invierte el obispado o la Conferencia Episcopal en ayuda de los más necesitados?». Quien realiza esa pregunta no ha entendido que Cáritas es la misma Iglesia. El equívoco es se- mejante, permítaseme la comparación, al supuesto de que alguien acusase a un Gobierno de no tener iniciativa alguna en el campo educativo, olvidando que el Ministerio de Educación forma parte del mismo Gobierno.

Por ello, para poder presentar una Memoria Económica y de Actividades, hemos tomado la opción de dividirlo en dos apartados: “Evangelización”, por una parte, y “Socio-caritativo” por otra. Es obvio que esta diferenciación es muy difícil de establecer milimétricamente. Por ejemplo, el coste de personal de los sacerdotes los hemos incluido en el campo de la evangelización, pese a que es obvio que su labor se dirige indistintamente tanto al campo de la evangelización como a la labor socio-caritativa. Y, por el contrario, el apartado referente a la labor misionera lo hemos incluido en el campo socio- caritativo, aun cuando es obvio que la tarea de los misioneros no se limita a la implementación de proyectos de promoción humana y social, sino que entregan su vida por la evangelización.

Aun así, a pesar de ser conscientes de que distinguir entre evangelización y acción socio-caritativa de la Iglesia es tan difícil como separar la piel de la carne, o el azúcar del agua en que está disuelto, pienso que era conveniente esforzarse por presentar esta información que dé respuesta a una imagen notablemente distorsionada sobre la actividad de la Iglesia. Obviamente, la presentación de la Memoria Económica y de Actividad global no obsta para que después se especifique cada apartado de forma pormenorizada.

La razón de esta apuesta la encontramos en el aquel versículo del evangelio según san Lucas: «Jesús crecía en sabiduría, en estatura y en gracia» (Lc 2, 52). En efecto, tres son los panes con los que la Iglesia “alimenta” al mundo: el pan de la eucaristía, el pan de la cultura y el pan de trigo que sustenta nuestros cuerpos. Los tres panes son en realidad uno, como “uno” es Jesús; quien, al tiempo que alimentaba su cuerpo, formaba su intelecto, y crecía, ante todo, en gracia, en su íntima unión con el Padre.

Pues bien, con esta memoria que tienes en tus manos hacemos nuestra primera aproximación hacia una foto global de la diócesis, conscientes de que al tratarse de un primer intento, es posible que necesitemos perfeccionar esta presentación en próximas publicaciones.

Confiamos en que este esfuerzo comunicativo permita conocer muchas de las labores eclesiales que permanecen ocultas a los ojos de muchos ciudadanos, incluso de muchos de nuestros fieles. Asimismo, esperamos que esta visión de conjunto ayude para que todos colaboremos de forma generosa en esta gran familia que es nuestra Iglesia diocesana.

 

Gure elizbarrutiaren argazki orokorra.

† José Ignacio Munilla Aguirre

Versión en castellano

Donostiako gure elizbarrutiak oraingoan beste pauso bat eman nahi du ekonomia eta jarduera memoriaren berri emanez. Gure elizbarrutiaren argazki orokorra aurkeztea da informazio honen helburua; izan ere, elizbarrutiko erakunde bakoitzaren jarduerak urteko une desberdinetan bereiz argitaratzeak guztiaren ikuspegia galtzera eraman gaitzake.

Adibide bat jartzearren, Cáritas elizbarrutiko bizitzatik kanpo dagoen erakundea dela pentsa dezake askotan jendeak, oker pentsatu ere. Behin baino gehiagotan entzun izan dugu, salaketa moduan, gisa honetako planteamendua:

«Zenbat diru jartzen du Gotzaindegiak edota Gotzainen Batzarrak behartsuenen laguntzarako?». Galdera hori egiten duenak ez du ulertu Eliza bera dela Cáritas. Antzeko gaizki-ulertzea izango litzateke, konparazioa onartu nahi bada, baldin eta norbaitek Gobernuari salaketa egingo balio, ez duela heziera-alorrean inolako ekimenik eragiten, Hezkuntzako Ministerioa Gobernuaren beraren zati dela ahaztuz.

Horregatik, ekonomia eta jarduera memoria aurkeztu ahal izateko, bi ataletan banatzea erabaki dugu: alde batetik, “Ebanjelizatze” atala eta, bestetik, “Sozial eta karitate” atala. Oso zaila da, jakina, bereizketa honen mugak zehatz-mehatz finkatzea. Esate baterako, personal gastuak ebanjelizatze–atalean sartu ditugu, nahiz eta gauza jakina izan, apaizaren jarduera atal bietan sartzen dela, ebanjelizatzearenean eta sozial eta kaitatezkoarenean. Alderantziz, misio-ekintzari dagokion jarduera sozial eta karitatezko atalean sartu dugu, nahiz eta gauza jakina izan misiolarien zeregina ez dela giza eta sozial alorreko garapeneko proiektuak martxan jartzera mugatzen, baizik eta ebanjelizatzearen zerbitzura jartzen dutela beren bizia.

Hala ere, nahiz eta ebanjelizatzea eta Elizaren ekintza sozial eta karitatezkoa bereiztea oso zaila dela jakin, larruazala eta haragia bereiztea, edota azukrea urtua izan den uretik bereiztea ezinezkoa den bezala, informazio hau ema- teko ahalegina egitea komeni zela pentsatzen dut, Elizaren jarduerei buruz irudi nabarmen desitxuratuari erantzuna eman ahal izateko. Eta, jakina, ekonomia eta jarduera orokorraren memoria aurkeztu izanak ez du eragozten gero atal bakoitza xeheki eta zehatz aurkeztu ahal izatea.

San Lukasen Ebanjelioko txatal batean aurkitzen dugu apustu honetarako arrazoia: «Jesus aurrera zihoan jakindurian, gorpuzkeran eta grazian» (Lk 2, 52). Egia da, hiru ogirekin “janaritzen” du Elizak mundua: eukaristiaren ogiaz, kulturaren ogiaz, eta gure gorputzaren euskarria den hirinezko ogiaz. Hiru ogi hauek azken batean bat bera dira, Jesus ere “bat” den bezala; bere gorputza janaritzen zuen aldi berean, bere adimena hezten zihoan Jesus, eta, batez ere, grazian hazten ari zen, Aitarekin zuen batasun estuan, alegia.

Beraz, eskuetan duzun memoria honekin gure elizbarrutiaren argazki orokor batera iritsi ahal izateko lehenengo ahalegina egiten dugu; badakigu, lehenengo saiakera izanik, beharrezko izango dugula aurkezpen hau hobeto egi- tea etorkizuneko argitalpenetan.

Espero dugu, komunikazio-ahalegin honek posible egingo duela, hiritar askoren begietan, baita fededun askoren begietan ere, ezkutuan gelditzen diren eliz egintza asko ezagutzea. Era berean, espero dugu, ikuspegi orokor hau lagungarri izango dela, gure elizbarrutia osatzen duen familia handi honetan denok eskuzabal parte har dezagun.

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1