Somos una gran familia contigo

† Josep Àngel Saiz Meneses

Doce años de vida diocesana nos ayudan a tener una mirada agradecida hacia Dios por los frutos que se van dando en nuestra diócesis.

Versió en català

Doce años de vida diocesana nos ayudan a tener una mirada agradecida hacia Dios por los frutos que se van dando en nuestra diócesis.

Gracias a la colaboración de muchas personas podemos hacer llegar el amor de Dios a los más pobres y necesitados a través de Cáritas, que dispone de una red de cerca de 2.000 voluntarios y muchos colaboradores que dan soporte con su ayuda económica y que hace que a través de las 123 parroquias de la diócesis se haya atendido y acompañado el año pasado a casi 100.000 personas que sufren el azote de una crisis económica persistente.

Gracias a la dedicación de sacerdotes, religiosos y laicos se está trabajando con los adolescentes y jóvenes en su crecimiento como hijos de Dios para que, descubriendo su vocación, puedan servir a Dios en la Iglesia y el mundo. De ellos, 300 han peregrinado este verano a Cracovia para participar en la Jornada Mundial de la Juventud. De entre ellos van surgiendo las vocaciones a la vida sacerdotal que son acogidas y acompañadas en nuestro seminario diocesano. El curso pasado pudimos ordenar siete nuevos sacerdotes para servir las comunidades parroquiales.

Gracias también al esfuerzo de muchos son atendidos los enfermos en los hospitales, en las residencias y en sus domicilios, son acompañados e instruidos los niños en la catequesis de las parroquias y son formados en las escuelas de la diócesis.

Desde las parroquias, gracias al servicio y entrega de los sacerdotes son también acogidas y acompañadas las parejas que se casan, las familias que bautizan, y todos aquellos que quieren experimentar la misericordia de Dios en sus vidas a través de la celebración de los sacramentos.

En fin, somos una gran familia que hace presente el amor de Dios y la verdad que salva, en el territorio de la diócesis, que se extiende por las comarcas del Vallés Oriental y el Vallés Occidental. Y todo esto se puede hacer gracias a la colaboración responsable y generosa de muchas personas, que como tú se sienten hijos de Dios y miembros de la Iglesia. Gracias por contar contigo.

Artículos Destacados