La labor de la Iglesia no se para: está en marcha las 24 horas del día, los 7 días de la semana, alimentando el cuerpo, el alma y un futuro esperanzador para todas las personas que lo necesitan. Por eso es necesaria tu ayuda, porque con ella, podemos ayudar a más personas.

¿Por qué hacer un donativo a la Iglesia?

Porque tu donativo cambia vidas: mujeres víctimas de maltrato o trata, niños en situación de vulnerabilidad, personas sin hogar, ancianos que necesitan cuidados, enfermos que necesitan esperanza, migrantes que están solos, familias que necesitan ayuda... todos ellos y muchos más son ayudados cada día, encontrando motivos para seguir con esperanza y ayuda para lograr un futuro mejor gracias a tu ayuda.

Porque en los momentos de mayor necesidad, la Iglesia está ahí, para todos, siempre, con todo lo que tiene: apoyo espiritual, económico, material y humano; el compromiso social de la Iglesia ha sido, es y seguirá siendo un pilar fundamental de su actividad.

Porque, con tu ayuda, podremos aliviar el sufrimiento de más personas y mejorar el futuro de otras muchas más.

¿Cómo hacer un donativo a la Iglesia?

Hacer un donativo a la Iglesia es muy fácil, tienes a tu disposición vías presenciales y también virtuales:

Suscribete al boletín de Xtantos
Entrada no válida
Entrada no válida
Siempre disponibles para conversar