La campaña de la renta 2020, muy positiva

Un tercio de los contribuyentes marcan la casilla de la Iglesia en su declaración de la renta. Un ejercicio de libertad y de solidaridad en una sociedad en la que nadie se debe quedar atrás, donde unos somos responsables de otros.

Estamos a las puertas de tener que volver a hacer la declaración de la renta, conocemos los resultados de la declaración de la renta que realizamos en los meses de abril a junio de 2020. Se refieren estos datos a la situación de la economía en 2019. En concreto, en relación a la casilla de la Iglesia en el IRPF han sido muy positivos: más de 106.000 personas han marcado esa casilla en su declaración de la renta. En total, más de siete millones doscientas mil personas han elegido libremente apoyar a la Iglesia católica de esta forma. Si nos fijamos en las declaraciones que se hacen conjuntas, son más de ocho millones y medio los impresos que llevan marcada esta casilla. Desde el punto de vista económico, dieciséis millones de euros más respecto de lo que los contribuyentes decidieron destinar a la labor de la Iglesia en el ejercicio anterior.

El sistema vigente, que se ha adaptado en España desde el año 2007, no tiene ninguna asignación en los Presupuestos Generales del Estado; es respetuoso, por tanto, con la voluntad del contribuyente, y libre, además de adecuado a la situación económica que atraviesa el país en cada momento. Si hay más ingresos, el 0,7% correspondiente de la casilla es mayor. Si la economía está más debilitada, lo destinado a la Iglesia será menor. Así se entiende que en todas las comunidades autónomas haya ascendido el porcentaje asignado a la Iglesia: por una mejor situación económica. Si tomamos la cantidad de manera individual y personal, algo más de 35 euros de media destina cada persona que marca la casilla anualmente a la Iglesia católica y a toda su labor.

Se valora mucho la labor de la diócesis con los mayores, que por su salud o circunstancias, tienen que salir de su casa pero no así de su pueblo

Año a año se observa un crecimiento en el número de declarantes. Si el dinero asignado a la Iglesia depende de varios factores, como son la situación económica, la renta de los asignantes, el número de personas que marcan la casilla de la Iglesia, etc. Sin embargo, el número de personas que eligen la X de la Iglesia es un número absoluto que ha crecido en los últimos años. En la declaración de la renta realizada el año pasado correspondiente al ejercicio fiscal de 2019 el crecimiento ha sido especialmente significativo. El escenario ha sido de pandemia, lo más crudo y duro en una situación que seguimos viviendo, pero ahí se ha sabido reconocer todo el bien que la Iglesia hace.

Todos tenemos que agradecernos a todos la sensibilidad ante las situaciones de necesidad y de debilidad que sufrimos.

7 mill.

personas marcaron la X en la declaración de la renta

8,5

millones de contribuyentes
confían en la labor
de la Iglesia

32,15%

de las declaraciones marcan la casilla de la Iglesia

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn