#covid19

Peregrinos virtuales

Santiago Ruiz Gómez
Delegado de Medios y Secretario de Curia. Diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño

C on la covid-19, desde la primera semana en la que la diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño ve que tiene que ir suspendiendo actividades, se abre el cajón del Plan de Evangelización Digital. En la Delegación de Medios de Comunicación ya habíamos dado pasos para digitalizarnos, pero la pandemia nos obligó a pisar el acelerador para que nuestros fieles no se quedaran de la noche a la mañana sin el servicio de la Iglesia.

Nuestro obispo entonces, actual arzobispo de Zaragoza, Carlos Escribano, nos propone crear una parroquia virtual: Virgen de la Esperanza. Comienza en ese momento un trabajo en red donde varias delegaciones, sacerdotes y laicos comienzan a lanzar acciones de pastoral digital. En poco más de una semana, teníamos una web con un servicio de grupos de fe y vida por whatsapp, cadenas de oración, vídeos para la catequesis de comunión, lectura y reflexión del evangelio del día realizado por jóvenes, servicio del Centro de Escucha con voluntarios formados en el Centro de Humanización de la Salud, voluntarios de Cáritas y psicólogos del Centro de Orientación Familiar, y muchas acciones más. Después de todos estos servicios, y viendo que la pandemia avanzaba, se decidió realizar una Pascua Virtual. La acogida fue extraordinaria.

Tierra santa CHALLENGE

En el horizonte seguíamos viendo actividades que iban a ir cayendo, entre ellas una peregrinación a Tierra Santa para jóvenes. Es en ese momento cuando su delegado, Fernando Arriero, decide que hay que ofrecer algo a esos jóvenes que no van a poder ir a los Santos Lugares. Y comienza a diseñar una peregrinación virtual, presentando los lugares por los que hubiéramos ido, propuestas orantes, retos y reflexiones temáticas realizadas por sacerdotes, laicos e, incluso, la participación de nuestro obispo. En total, 30 etapas para realizar una cada día. Aquí comienza a formarse la familia Challenge, organizadora del proyecto: un equipo de cinco personas formado por Fernando, su mujer Mamen, el consiliario de la Pastoral Juvenil, Alejandro, el presidente del Movimiento Scout Riojano de Scouts Msc, Tirso, y quien escribe, Santiago Ruiz.

Contábamos que tendríamos entre 80 y 100 peregrinos. Pero a una semana de comenzar el Señor nos dio impulso: ya eran casi 1.000 peregrinos inscritos, que llegaron a 3.200 el día que comenzaba la peregrinación. De toda España y de todas las edades. Así comenzó Tierra Santa Challenge. Por supuesto, como dice Fernando, por la gracia de Dios. Gratuito. Solo se necesitaba un ordenador, un móvil o una tableta para hacer la peregrinación. Pasado el ecuador, nos planteamos dos cuestiones: el acompañamiento grupal, que más adelante se convertiría en la bandera de los challenge, y un donativo destinado a Cáritas diocesana de La Rioja para ayudar a las familias más vulnerables durante la pandemia. Al término de la peregrinación recaudamos 14.700 euros. Una alegría inmensa que nos llevamos porque no solo habíamos podido ayudar a las familias con esos donativos, sino también a las personas que realizaron el challenge. Todos nos pedían más. Se quedaron con ganas de aprender, de seguir viajando “virtualmente”. De esa sed de Dios, surge el resto de peregrinaciones. Y, claro, su profesionalización: pasamos a contar con una plataforma virtual: www.challengerioja.com

LOURDES, SANTIGO, AUSCHWITZ

Desde ahí, fueron surgiendo otras peregrinaciones: Lourdes y Camino de Santiago Challenges. Desde aquí saltamos el charco. Comenzó a apuntarse gente de Argentina, Chile, México o Colombia, hasta llegar a más de 50 países de todo el mundo. Gracias a que Fernando Arriero también es el presidente de la Fundación Etty Hillesum, surgió la posibilidad de realizar el Auschwitz Challenge.

SPIRITUS, BIBLICAL, CHRISTMAS

Con el arranque del curso, al continuar la pandemia, desde la diócesis se ve que la metodología puede encajar dentro de un itinerario de fe, de catequesis de confirmación. En ese momento nace el Spiritus Challenge, ambientado en un interrail para los de primer curso o en un got talent para los de segundo de confirmación.

El año culminó con un Biblical Challenge y un Christmas Family Challenge, ambientados ambos en la busca de las figuras del belén por distintos países del mundo. Hoy, siguen sumándose peregrinaciones como las de San Francisco de Asís o el de Cuaresma Challenge. Y así continúa el proyecto, ahora traducido en varios idiomas, llegando a miles de personas, con cientos de colaboradores y acompañantes de muchas partes del mundo. Todo apoyado con donativos que van destinados a diferentes organizaciones benéficas. ¿Y cómo se consigue algo así? Con la apuesta de una diócesis y, sobre todo, de un trabajo en equipo: «Id y anunciad el Evangelio».

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn