Pozuelo de Alarcón

Parroquia y centro de atención a personas con discapacidad

De vuelta a la Comunidad de Madrid, los protagonistas de Un viaje Por Tantos tuvieron la oportunidad de visitar la parroquia Reina de los Ángeles y el Hogar Don Orione, su centro asociado donde viven 114 personas con discapacidad y alta dependencia, «con habilidades diversas», como prefieren decir en el centro. Este proyecto de la Iglesia emplea a 123 trabajadores y once religiosos.

Los viajeros conocieron que la parroquia es lugar de anuncio de la fe, de la Buena Noticia; de celebración, con los sacramentos, y de vivencia de esa fe con obras concretas: «No hay parroquia sin obra social, ni obra social sin parroquia». Así, fruto de esa fe que se anuncia, celebra y vive surgió hace décadas este proyecto de atención a personas con «habilidades diferentes». Y los sacerdotes que atienden la parroquia y la obra «se sostienen gracias al dinero de la X».

Las actividades y talleres van desde la fisioterapia a la musicoterapia, pasando por la jardinería o la arteterapia

Los residentes llegan al Hogar Don Orione a través de la Consejería de Asuntos Sociales de la Comunidad de Madrid. El más joven tiene 19 años y el más mayor, 74. La atención es totalmente personalizada. «Se trabaja para que tengan sosiego, paz; trata de sacar el máximo potencial de ellos, aunque a veces, cuando están muy deteriorados, lo importante es paliar sus dolencias físicas», afirma Ana Moral, directora del centro. Las actividades y talleres van desde la fisioterapia a la musicoterapia, pasando por la jardinería o la arteterapia.

Los visitantes pudieron ver e interactuar con los residentes, y salieron «alucinados con la labor que se hace». Se mostraron muy contentos de «ver que la vida de estas personas es digna y disfrutan». «Es un lugar en el que se trata al ser humano con un amor increíble, les ha sorprendido que la Iglesia acoja a todos”, explican desde Xtantos.

Un tercio de los residentes, aproximadamente, no tienen familia o son tutelados, y por eso «se les arropa un poco más», explica la directora, quien destaca a este respecto un proyecto «muy bonito», llamado ‘Uno más en la familia’, que consiste en vincular un residente a una familia voluntaria, que lo acoge como si fuera parte de ella.

Proyectos