¡Queremos ser más y hacer más con tu ayuda!

† José Leonardo Lemos Montanet

En torno a la fiesta de nuestro patrono, san Martiño, celebramos el Día de la Iglesia Diocesana. Poco a poco esta jornada se está haciendo presente en nuestras comunidades. Este año, si el Señor nos lo permite, la celebraremos el día 8 de noviembre. Bien es verdad que la Iglesia diocesana es una realidad viva que no necesita tiempos para celebrar porque, cada día, en cada momento de nuestra jornada, estamos viviendo la realidad de la Iglesia, porque en ella somos y existimos.

Nos podríamos preguntar, ¿qué sería de nuestra sociedad si no estuviera presente la Iglesia? Pensemos por un momento en las 735 parroquias extendidas por la geografía diocesana; en las ermitas y en los santuarios. Imaginad que, por un momento, desapareciesen tantos puntos de referencia donde se ejerce la solidaridad y se presta atención a las personas sin que se tenga en cuenta ni el color de su piel, ni su religión ni sus opiniones sociopolíticas; ¿qué sería de nuestra sociedad sin la presencia de las Cáritas parroquiales y sin Cáritas diocesana?.

Estamos viviendo unas circunstancias sociales extraordinarias, jamás nos hemos enfrentado a una situación similar. La presencia de la COVID-19 está alterando las pautas de conducta ordinarias que se observaban en la sociedad, y está afectando a la salud de la población, acosada por un visitante invisible que puede causar tanto daño, en nosotros y en los demás. No solo debemos cuidarnos, por nuestro bien, sino también pensar en las personas más vulnerables. Esta pandemia está generando un profundo deterioro en la salud física y psíquica de las personas. Además de esto estamos percibiendo que cada vez hay más necesidades y son muchos los que acuden a Cáritas. La perspectiva socio-económica que se avecina se presenta como una realidad aplastante. Ante esta situación esta jornada de la Iglesia Diocesana es una necesidad, hoy más que nunca.

Cuando repasamos los resultados de la colaboración con la Iglesia a través de la declaración de la renta nos llenamos de una grave preocupación. Me decía un compañero del País Vasco, ¿cómo es posible que en Galicia, siendo un país tan religioso, la colaboración no llegue al 25%? Es verdad, somos la segunda autonomía con un menor índice de colaboración con la Iglesia. En nuestra diócesis llegamos al 31,85%. Solo 47.199 ourensanos han puesto la X en la casilla de la Iglesia católica en su declaración de la renta. 

El lema de este año nos dice: “Somos lo que tú nos ayudas a ser. Somos una gran familia contigo”. Necesitamos reaccionar y ayudarnos unos a otros a descubrir que nos necesitamos, pero debemos convertirnos en despertadores de los hermanos para que sepan percibir en su vida que son Iglesia. Somos Iglesia contigo. ¡Somos una gran familia contigo! Si uno se marcha de la familia, o vive desarraigado de la misma, se condena a sí mismo a vivir a la intemperie.

Necesitamos tu oración y ayuda, sabemos que la Iglesia puede realizar grandes proyectos –sin hacer ruido ni buscar el aplauso– gracias a esas pequeñas aportaciones de los fieles. Muchos pocos pueden hacer mucho. Seamos generosos con nuestras pobrezas y no olvidemos que en la medida en que nos damos podemos ser más y hacer más con tu ayuda. 

Con mi bendición y afecto.

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1

Artículos Destacados